Enlaces

Buscar


Filosofando

 

 

 

 pequena-bartolo.JPG               Este es bartolo

Creo que en todo cazador actual existe una pequeña lucha interior, Por una parte todos tenemos en mayor o menor medida el instinto atávico de depredador, de dominar y abatir a la presa Y por otro la culpabilidad de quitarle la vida a un animal tan perfecto, precioso, y además últimamente no tan abundantes como nos gustaría a todos. El gran amor por la naturaleza que la mayoría tenemos, por ser el sitio donde nos sentimos bien y en nuestro entorno natural y las ganas y el firme propósito de poder dejarles a nuestros hijos, al menos, las mismas maravillas que tenemos y que nosotros hemos disfrutado tanto en nuestra vida, y que en estos días ¡¡a menudo, no siempre¡¡ va en contra del primer instinto o al menos mucha gente así lo entendemos. El instinto y el lance de abatir una pieza de caza y la gran euforia posterior al lance que manifestamos los cazadores y que yo creo que son las reminiscencias que nos viene a mi entender de la gran alegría que suponía hace muchos años el tener comida suficiente para unos días unido al reconocimiento y agradecimiento del resto de la familia o grupo social y el orgullo de ser tu el que ha permitido tal echo de proporcionar la caza y llenar los estómagos. Por otro lado y en estos días que vivimos el echo de tener el congelador lleno al menos en la mayoría de los casos de carne de Jabalí, venado o perdices sin desplumar, es motivo como la mayoría sabéis de discordias con nuestras sufridas esposas o compañeras y hasta algunos amigos, en vez de estar agradecidos por el regalo, es un compromiso para ellos llevar este presente a casa, con sus respectivas.Por lo tanto después de esa euforia de abatir tu pieza y dominarla, tratarla siempre con el respeto que se merecen; yo cuando veo al animal muerto a mis pies, en la mayoría de los lances haría cualquier cosa por devolverle la vida, Ese conflicto de sentimientos me ha orientado, o motivado a coger esta afición, (o más que afición) de cazar con arco, principalmente la caza del jabalí al alba a la vuelta a los encames o en aguardo nocturno, especialidad de la cual humildemente me considero como mínimo un alumno adelantado y digo alumno por que nunca dejo de sorprenderme y aprender, de echo, ya la practicaba con arma de fuego hace muchos años.La caza con arco siendo igual o mas emocionante que con arma de fuego, reduce enormemente la cantidad de piezas abatidas y sus consecuencias antes mencionadas, pero cada una es un gran trofeo, y nos mantiene en contacto con la naturaleza y nuestro deporte favorito, a la mayoria de los cazadores lo que nos gusta no es el solo hecho de abatir piezas, y menos en estos días, sino el de ir al monte de caza, y estar en contacto con la naturaleza y además lo mas a menudo posible.

 

 

dsc04033.JPG           Bartolo de Mayor