Enlaces

Buscar


« | Home | »

SI VAS A CAZAR ” ENCUENTRAS SETAS” Y SI A SETAS “CAZA”

enero 17, 2013

tesoro 2013
No ha sido exactamente así pero la verdad es que ese refrán, como todos, tiene algo de verdad, ayer después de un día de trabajo agotador y poco fructuoso, como la mayoría últimamente, nada mejor que oler un rato a jara y a romero, respirar aire puro y escuchar el silencio del monte, para recuperar el sentido común de este mundo complicado en que vivimos, con esa idea en la cabeza me acerque anoche al puesto, principalmente a revisarlo y dar un paseo, como el viento venia continuo y a favor y el equipo lo tenia al completo,decidi que de paso me quedo un ratito, por si acaso,, así entre a la montaña en dirección al puesto,al rato y ya a 40 metros y andando ya con sigilo, escuche sorprendido el 1º gruñido, coño que tengo visita temprana,, sigo ya mas despacio, tapandome paso a paso, el puesto esta a otro nivel por debajo y no veo lo que hay pero escucho carreras por los alrededores, me asomo con sigilo tapándome en una gran mata, enciendo el indice, y no va, siempre ha de pasar algo, la ultima noche se me olvido apagarlo, y esta sin baterías, me giro hacia atrás y enciendo el foco hacia arriba, se ven los indices bastante bien, voy a intentar el disparo sin luz en los indices, abro en dirección al tiradero, enciendo y veo un animal grande que da un repullo y se queda quieto, dos mas por alrededor como esperando su turno, de eso los gruñidos de rabia al echarlos de la comida el mas grande, corrijo un poco y le suelto un misil con punta Unor, que impacta en el animal, no se donde , pero el culatin luminoso sale corriendo por el monte, carreras y gruñidos por alrededor, después ya en solitario por el monte los típicos bufidos de herida de muerte en los pulmones,me espero el rato de rigor y me acerco, y un monte cerrado se rompe por delante mio, acojon- me doy la vuelta y lo dejo para mañana, al dia siguiente aun de noche pero ya clareando, ya estoy allí, con mi telel atrailado y nervioso que se acerca hasta la primera sangre, a los pocos metros media flecha ensangrentada, y el lumenok, ya apagado, el monte muy cerrado me anima a soltar el perro, sale como un torpedo siguiendo la sangre y rectificando perfectamente a cada poco, desaparece entre las matas y al poco ya lo escucho de ladrar y gruñir de agarre a muerto, me acerco y allí esta el tekel agarrado a un hermoso cochino con un disparo certero, aunque algo trasero, pero mortal de necesidad, es curioso tantas noches de largas e infructuosas esperas sin ningún visitante, y cuando menos te lo esperas, cargas el zurrón. hay os dejo una foto, un buen comienzo de año para mi.

Categoria: General No Comments »